Comunidad Odontologica

Imprimir

Limas tipo Hedström

Escrito por Rafa Admin.

Las limas tipo Hedströmse fabrican por desgaste mecánico de las estrías de la lima en el vástago metálico del extremo cortante del instrumento para formar una serie de conos superpuestos de tamaño sucesivamente mayor desde la punta hacia el mango.

Imprimir

El miedo al dentista, algo que está cambiando

Escrito por Rafa Admin.

 "Todo el mundo odia a los detectives y a los dentistas", afirma el irónico Lew Archer, personaje antológico de la novela policial negra "La piscina de los ahogados", de Ross MacDonald.

miedo dentista

Con esa simple frase el autor logra la identificación casi inmediata por parte del lector. Es que, ¿quién no ha sentido un raro cosquilleo en el cuerpo al menos una vez en su vida al sentarse en la silla del odontólogo?. Ese sentimiento, ¿es odio como sostiene el personaje o es temor? Si así fuera, ¿se trata de un simple miedo o una poderosa fobia?

En principio se puede decir que es un poco de todo. Ocurre que el dentista, al igual que muchos otros médicos sumamente especializados infunde un poco de temor mezclado con respeto. Y si a eso se le suma que suelen manejar "poderosas armas", el combo puede resultar fatal.

Sin embargo, si bien para algunos hay cosas que toda la vida son iguales, para otros la realidad cambiante ofrece alternativas válidas. Así, ¿es posible que el miedo al dentista poco a poco haya sido desterrado?

"Creo que el temor al dentista es una realidad. No obstante hay algo positivo: en los últimos años como consecuencia de dos cambios fundamentales, esto ha comenzado a mermar", comenta doctor José Heriberto Rodríguez, odontólogo, especialista en Cirugía y Traumatología Bucomaxilofacial e Implantología Dentaria y docente autorizado de la facultad de Odontología de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Argentina.

"El primero de esos dos cambios fundamentales tiene que ver con la evolución de la relación médico paciente. Afortunadamente pasamos de una cuestión más vertical en la cual no sólo al paciente nadie le explicaba nada, sino que además estaba prácticamente prohibido preguntar algo, a una más horizontal que abre la puerta para el desarrollo de charlas, intercambio de información y en algunos casos amistades. Es esa 'nivelación' respecto a la situación del paciente (cualquiera sea ésta), lo que le permite al odontólogo llegar a él, algo que es importantísimo para el éxito de un tratamiento terapéutico", explica el especialista, posgraduado en Implantología y Rehabilitación Oral en la Universidad de Nueva York.

Respecto a la segunda cuestión Alfredo Bruno, miembro del Círculo Argentino de Odontología (CAO), enfatiza que "el miedo existe todavía aunque los cambios tecnológicos han ayudado a modificar la situación".

"Este es otro de los temas fundamentales: creo que el hecho de poder transformar, por mencionar un ejemplo, las grandes y temibles agujas para anestesia que se usaban antes por otras más nuevas simples y finitas como cabellos ha posibilitado bajar un poco el nivel de ansiedad que se genera al entrar en un consultorio odontológico", señala Rodríguez.

Si a eso se le suman, por ejemplo, las cirugías laparoscópicas que son minimamente invasivas, poco dolorosas y tienen un mejor postoperatorio, podría decirse que la tecnología y la evolución han conspirado para que ir al dentista ya no sea una experiencia tan traumática.

En este sentido, es muy importante que para fomentar y fortalecer la confianza del paciente en su médico, éste cuente con un consultorio debidamente equipado, en el cual sea posible hallar todo tipo de instrumentos aunque éstos se utilicen sólo una vez por año.

"Personalmente creo que para que un tratamiento sea eficaz debe estar compuesto en un 50% por una buena relación médico-paciente, y en otro 50% por una adecuada capacitación técnica", afirmó Heriberto Rodríguez, que menciona también un tercer aspecto que ya está empezando a cambiar el concepto que se tenía del dentista: la utilización de la odontología con fines estéticos.

"Hoy ir al dentista ya no significa un sufrimiento porque se piensa que también es una oportunidad para embellecerse. Es sabido que la noción por el cuidado del cuerpo y la estética es cada vez mayor. En ese contexto los implantes por ejemplo aparecen como una posibilidad para sentirse mejor, aumentar la autoestima y la confianza, sin mencionar que es posible mejorar la función masticatoria y la estética".

No obstante, de acuerdo con los especialistas, un aspecto que no debe dejarse librado al azar es el diálogo. Es importante sentarse con el paciente, contenerlo, ver cuál es la situación que se tiene delante y explicarle todo lo que sea necesario.

 

Porque mientras para unos ir al dentista representa un momento de ansiedad para otros es algo sumamente traumático y para algunos más -como el extraño Lew Archer- una situación sumamente odiosa.

Fuente: ProSalud News.